José B.
Ruiz

BARNACLA CARIBLANCA (Branta leucopsis)

Compromiso con el sector

Hace ya tiempo que reflexiono sobre el papel de todos los que formamos este sector, compuesto por un variopinto entramado de iniciativas, entidades, marcas, autores, obras, libros, cursos, premios…
Es cierto que cada uno está donde está y evoluciona a su ritmo y no debemos ser jueces de las situaciones y los procesos, pero creo que sí podemos ser críticos con las actitudes.
El compromiso de las marcas es prácticamente nulo, ahora mismo ni blancos ni negros ni amarillos, léase marcas de fabricantes, apuestan por el sector, nada invierten en él, solo han venido para recoger.
Son los establecimientos de venta los que han empezado a jugar ese papel, con medios muy limitados por los escasos márgenes impuestos por las marcas. Tiendas grandes y pequeñas, empresas que sienten ese compromiso y deciden destinar parte de sus beneficios, que ya no son lo que eran, a echar una mano.
Es ese uno de los motivos que me llevó a declinar la oferta de Canon Europa de representar a su marca siendo embajador de la misma. No os consideramos parte implicada en el sector y no vamos a vender vuestros blancos o negros. La fotografía está por encima de estas cosas, debe estarlo, y no podemos defraudar a compañeros que utilizan otros equipos, sencillamente porque los equipos no hacen las fotos. Las hacemos nosotros, con nuestra formación, con nuestra subjetividad, carga emocional y pasión por lo que hacemos. Y en lugar de crear bandos por las marcas, creemos asociaciones, equipos, proyectos.
Pero el compromiso no solo llega hasta aquí, busquemos a los autores. Hay autores que también están ahí para hacer caja, esa señora que cierra puertas detrás de sí, ese señor que no tiene tiempo para los demás porque está muy ocupado por sus viajes. Pero hay otros realmente implicados en el sector, formando a los más jóvenes, preocupándose de aportar algo, de ser útiles a la sociedad, da igual que sean conocidos o no. Esos autores me interesan y tenemos importantes ejemplos a seguir. No son autores chaqueteros, de esos que ahora me conviene porque es lo que se lleva, son personas con profundos cimientos, de sólidas convicciones y trayectoria que debemos ser capaces de identificar, apoyar y seguir. Así creceremos más y mejor.